miércoles, octubre 27, 2021

Huellas

Huellas es uno de los blogs de La Línea Amarilla. Escrito por Carmen G. Aragón (Jean Murdock).

Me nacieron en Reus y me llamaron Carmen —yo me agencié el Jean Murdock—. Estudié Filología Inglesa y me posgradué en Técnicas Editoriales, que suena a hacer libros con palillos, y sí. Me centrifugo en el mundo editorial, donde traduzco, adapto, corrijo, escribo y leo prácticamente de todo. También traduzco para el vertiginoso mundo del entretenimiento en línea. Soy una mujer de principios: no acabo nada. Y nunca hablo en serio, salvo cuando bromeo.

Aquí lo cuento todo. Bueno, casi todo, porque tomarse en serio es tan ridículo como tomarse en serie, y porque hay que poner el punto en algún sitio.

Suelto «afuerismos» en Twitter más a menudo de lo que actualizo mi blog.

Escribo mis Huellas* en la revista cultural La Línea Amarilla, colaboro en la también cultural Lletraferit, e invento cientos de palabras para Una imagen. Cien palabras.

Y ahora formamos un tándem con Germán Gulllón y nos salen afuerismos ilustrados para La Línea Amarilla.

La eternidad es una cosa muy larga pero muy corriente

Una mañana de verano escribí lo que sigue. En algún lugar de alguna parte sigo escribiéndolo. A cierta altura de su relato, Susan Burton dice...

Locura

Locura es creer que uno está cuerdo. Es sublime sensatez pese a que la mayoría, en esto, como en todo, prevalece, como dijo Dickinson –a quien su editor (qué...

Literatura del recto proceder

Jean Murdock / @jeanmurdock Tornó otra vez a probar ventura, y sucedióle tan bien, que sin más ruido ni alboroto que el pasado se halló...

Es contagiosa

Las enfermedades infecciosas son tan contagiosas como la estupidez, perniciosa afección humana que no solo no se aísla, sino que se fomenta y se...

Entre muebles

Jean Murdock / @jeanmurdock_ Dice Bryson en At Home, una historia de la vida privada —un libro, en el mejor de los sentidos: de estar...

La huella de las narices

La huella de las narices
Jean Murdock / @jeanmurdock_ A los quince años perdí la nariz en un accidente de tráfico. Fue como Mi novia se llamaba Ramón pero con...