El viaje que refleja millones de viajes

La valiente historia ilustrada de Francesca Sanna, editada por Impedimenta, acerca a los más pequeños el drama de los refugiados

Que exista un libro tan valiente como El viaje (Editorial Impedimenta – Colección La Pequeña Impedimenta), de la italiana Francesca Sanna, con traducción de Susana Rodríguez (y de Anna Gorina en su versión catalana), es una inmejorable noticia. Es una lectura necesaria para los más pequeños como forma de entender el mundo en el que viven, el mundo que estamos creando con nuestras decisiones. Hoy, que de nuevo nos golpea la muerte de casi una decena de migrantes en nuestras costas.

Elena Llera / Núria Ribas

Muchos de los protagonistas de la literatura infantil y juvenil son temas que se repiten a lo largo de la vida y de los tiempos por la universalidad de los mismos: no nos sorprende ver libros sobre la familia, el amor, la pérdida o la amistad, pero sí que es sorprende ver otros temas que responden a la nueva realidad que se está configurando y que son aparentemente difíciles de abordar con los más pequeños. No es ningún secreto que las guerras y los refugiados que de ellas surgen son uno de los problemas más graves de nuestros días.

En El viaje la progresión de la historia viene marcada por el detonante de la guerra, ya presente en el inicio del libro: una familia feliz con una vida tranquila se ve arrastrada por una guerra que no entiende y que se cobra la vida de su padre, dejando a una madre con dos niños en una situación hasta entonces desconocida y hostil. Obligados por las circunstancias y por el callejón sin salida en el que se encuentran, la madre decide emigrar de ese país en busca de un entorno seguro donde puedan crecer sus hijos sin miedo a la muerte.

Se tendrán que enfrentar a la clandestinidad, a las barreras físicas y humanas, a la soledad, al frío y, sobre todo, a la incertidumbre.  El cromatismo del álbum y la perspectiva de los personajes, pequeños ante un mundo donde las adversidades son muchísimo más grandes que ellos serán los grandes aciertos del mismo al transmitir al lector la  sensación de desamparo y angustia que están sintiendo en este preciso momento millones de refugiados de todo el mundo.

A través del fenómeno de la inmigración, Sanna reúne muchos otros temas como la fortaleza de una madre incluso cuando no sabe de dónde sacarla, la importancia de la imaginación y de los sueños de un mañana mejor e incluso sobre la imposición de barreras en la sociedad humana cuya presencia es cuanto menos puesta en tela de juicio. El final, lejos de cerrar una historia, representa la realidad en la que se inspira, dejando un final abierto que da que pensar a grandes y pequeños a partes iguales. Como epílogo, la autora aclara cómo este es un libro de muchos viajes, un collage de las historias de los refugiados que no tienen voz y que aquí son reconocidos como apátridas, como nómadas obligados a serlo por conceptos abstractos que escapan de la coherencia inherente a la noción de sociedad.

Una ilustración potentísima

El gran acierto del libro es la contraposición de una narración sencilla, de frases cortas y reveladoras que salen de la boca de uno de los niños por los que está formada la familia, con las imágenes que reflejan la realidad a través de elementos que, en muchas ocasiones, pasan desapercibidos para los más pequeños. Mostrando las adversidades con tonos cálidos y los paisajes a modo de infinitud, las definidas figuras de los tres miembros de esta familia, lejos de tener el protagonismo en las escenas, son un elemento más dentro de los escenarios que se dibujan con maestría. Debemos destacar también la habilidad con la que la autora deja una ventana abierta a la esperanza al mostrar a los animales que se encuentran en su camino como seres amables que velan por ellos, con una ternura y una suavidad que parecen imposibles al narrar una historia de este calibre.

Francesa Sanna nos obsequia con una historia que, lejos de ser dulce, es necesaria para comprender la descomposición del mundo que solíamos conocer y la crisis de valores que estamos viviendo: la ausencia de empatía, el mirar hacia otro lado, las fronteras y la invisibilidad de aquellos que no tienen voz porque utilizan su fuerza para sobrevivir guían un álbum que deberíamos tener todos en casa, que debería ser enseñado en los colegios y que debería ser leído por aquellos dirigentes políticos cuya inoperancia afecta directamente a millones de personas sin mancharse el traje. Un álbum, por otra parte, muy interesante para tratar en el aula y exponer la realidad de los inmigrantes desde el punto de vista más empático y relevante posible: el de una madre y unos niños que no entienden cómo se han visto envueltos en una guerra que ni sabían que existía y de la que son víctimas, una realidad de la que no saben si algún día se verán liberados y de la que no saben realmente por qué se ha producido.

Dar voz a los silenciados

La autora tuvo claro que este libro iba a ver la luz desde que conoció a dos chicas que habían tenido contacto con inmigrantes en diversos puntos del mundo y, movida por la curiosidad de acercarse a una realidad hasta entonces desconocida por ella, se embarcó en su propio viaje entrevistando a diversos inmigrantes con sus correspondientes experiencias. Así nace El viaje.

Una obra avalada con diversos premios, como el Premio de la Sociedad de Ilustradores de Nueva York en 2015 (el premio más importante dentro del ámbito de la ilustración) o el Premi Llibreter 2016 al mejor Álbum ilustrado, el galardón que cada año conceden los libreros catalanes.

Compartimos con vosotros el booktrailer creado por la editorial para abrir boca y  mostrar cómo un mensaje relevante se puede transmitir en tantos formatos como la imaginación nos permita, y una entrevista donde la autora habla más detenidamente sobre el proceso creativo detrás de esta inteligente obra y de las experiencias vitales que la llevaron a crear una obra tan redonda.

Por cierto, la Sala Cuarta Pared estrenó el año pasado la adaptación teatral de este libro ilustrado con texto y dirección de Milagro Lalli. Los próximos 8 y 15 de diciembre reponen esta pequeña joya a las 17.30h Toda la info, clicando en este mismo enlace.

* Edad recomendada: a partir de los 9 años

Dejar respuesta

Deja un comentario!
Por favor introduce tu nombre