Eva Orúe: «La Feria del Libro de Madrid es una especie de pequeño milagro»

Eva Orúe
Eva Orúe
Eva Orúe, directora de la FLMadrid, frente al cartel oficial de esta 83a edición. /Foto: Isabel Infantes

Recién presentado el cartel oficial de la 83a edición de la Feria del Libro de Madrid (del 31 de mayo al 16 de junio) y pocas semanas antes de anunciar su programación completa, entrevistamos a su directora, Eva Orúe (Zaragoza, 1962), que afronta su tercera edición al frente de lo que para muchos es cita obligada en Madrid.

Orúe, periodista, escritora y gestora cultural, tiene un razonar tranquilo en las formas pero contundente en el fondo. Poca amiga de las etiquetas obvias, se pregunta a menudo cómo es posible que «viviendo en un momento tan complejo en muchos sentidos, hayamos escogido para comunicarnos las herramientas más simples, las que no permiten matices».

Núria Ribas / @nuriaribasp

P: Tercera edición ya, muchas expectativas como cada año… igual la estamos idealizando, pero la Feria del Libro de Madrid (FLMadrid) es lo que se dice un momentazo

R: Yo creo que sí lo es. Cuando entras en la Feria te das cuenta de su auténtica dimensión. Me refiero a que cuando eres visitante, lo que ves son diecisiete días de libros en la calle, un montón de actividades, una fiesta y una cita obligada en el calendario de los madrileños, todo eso lo ves. Pero cuando estás involucrada en la Feria, ves todo eso y además te das cuenta de que tiene una dimensión, en España y fuera de España, que hace de la FLMadrid, que técnicamente es una feria local, algo mucho más grande.

P: ¿Por qué?

R: Son varios los factores. El primero es que la FLMadrid tiene 81 años de vida. Segundo, que siendo una feria comercial, mis antecesores han sabido convertirla poco a poco en otra cosa distinta. Por ejemplo, el año pasado organizamos más de 330 actividades. Y esto es parte del tercer factor: el cambio de paradigma de las ferias. Hoy en día, la FLMadrid, y todas las ferias del libro de este país son un acontecimiento cultural para la ciudad que las alberga, son activismo cultural y son un tremendo escaparate para el sector editorial español. De hecho, la FLMadrid es una especie de pequeño milagro, que tiene mucho que ver con la generosidad de quienes la organizan: la FLMadrid la organiza los libreros de Madrid. Y también están los distribuidores y los editores. Y tú vas a la Feria y compras los libros donde quieres, no te fijas mucho dónde lo estás comprando. En realidad, es muy generoso por parte de los libreros. Puede parecer un conglomerado un poco raro, pero ha funcionado.

«no diré que el sector editorial español dependa de las ferias al 100%, pero sí en buena medida»

P: El sector editorial, ¿le debe mucho a las ferias del libro?

R: Sí. No diré que el sector editorial español dependa de las ferias al 100%, pero sí en buena medida.

P: En la edición del año pasado se produjo una airada polémica pública al hilo de la presencia o no de las editoriales más pequeñas…

R: Sí, hubo lío, aunque lío hay siempre, porque cuando la FLMadrid no concede exactamente lo que uno pide, puede no entenderse el por qué. Pero cuando se produjo la polémica el año pasado, la persona que la impulsó sabía que iba a entrar en la Feria, aunque no como él quería. Al final, entraron todos menos él, que no se presentó a la última reunión, si no, también hubiera entrado. En ocasiones nos falta un poco de paciencia por una parte y un poco de tiempo por la nuestra, porque la FLMadrid es un tetris: tenemos el espacio que tenemos. La dificultad de la FLMadrid es que cuando empezamos a organizar cada edición, no sabemos cuánto espacio vamos a tener, porque los expositores pueden optar por tres o cuatro metros.

«por lo que respecta a la feria, van a entrar todas las editoriales que lo soliciten aunque, probablemente, no en las condiciones que todas querrían»

P: ¿Van a entrar todas las editoriales que lo soliciten?

R: Si depende de nosotros, sí. Probablemente no en las condiciones que todas querrían. Me refiero a que las pequeñas tienen que compartir caseta y, como cada vez son más, este año vamos a habilitar una zona central en la que las editoriales más pequeñas podrán compartir espacio con un metro para cada una, porque en caseta lateral no caben todas.

P: Pero tienen que cumplir algún requisito además del coste que cada año se determina para los expositores… [Entre los 2.100€ y los 2.600€ un expositor de Madrid, según datos de la edición 2023].

R: En efecto, el reglamento de la FLMadrid estipula que puedes solicitar participar como editorial si tienes, como mínimo, 25 títulos vivos en catálogo. El año pasado, la editorial más pequeña que participó tenía 27 títulos en catálogo y la más grande, uno de los grupos editoriales, llegaba a los 35.000 títulos. En ese amplísimo abanico nos movemos.

P: ¿Y las editoriales que no cumplen estos requisitos pero que aportan otra visión sobre el mundo del libro?

R: Ahí tendremos Indómitas, el espacio para las editoriales que, digamos, no son tradicionales y que no cumplen los criterios de participación y que muchas veces tampoco entran en el circuito: libros en latas, en cajas de cerillas, fotolibros… pero que ofrecen una perspectiva diferente y enriquecen la FLMadrid. Esta será la segunda edición que organizamos Indómitas y la única condición es que no pueden exponer durante toda la FLMadrid, solo dos fines de semana.

Eva Orúe
Orúe: «Hoy en día, las ferias del libro son un acontecimiento cultural para la ciudad que las alberga, son activismo cultural y son un tremendo escaparate para el sector editorial español». / Foto: Isabel Infantes.

P: El tema central de la Feria del Libro de este año es el deporte con el lema Entrena tu cuerpo, lee tu mente. Confieso que me ha sorprendido. Sé que es año olímpico, también de Eurocopa, que el deporte tiene mucho que ver con nuestra tradición cultural desde el clásico mens sana in corpore sano pero aun así…

R: [Orúe sonríe, dejando entrever la cantidad de veces que ha tenido que explicar esta elección]. Primero explicar el porqué de la elección de un tema que articule la FLMadrid. Hasta hace unos años, la Feria tenía un país invitado. Pero nos dimos cuenta de que, por una serie de motivos, un tema nos organiza mejor. El primer año que dirigí la FLMadrid ese tema fue El Viaje, pero no nos dio tiempo de trabajarlo del todo bien porque fui nombrada el mes de diciembre. El año pasado, 2023, escogimos La Ciencia y nos funcionó de perlas. Y este año, El Deporte. Cuando a la gente les dijimos el tema escogido rápidamente nos decían «Pero, qué vais a hablar, ¿de libros de técnica deportiva?». Pues no, en realidad no. Lo que estamos montando es una programación, que a mí misma me ha sorprendido [más risas].

P: ¿En qué le ha sorprendido?

R: En que la responsable de programación ha llegado mucho más lejos de lo que yo esperaba: desde autores que practican deporte y viven el deporte como una fuente de inspiración y una manera de disciplina, hasta muchísimos autores que han convertido al deporte o a los deportistas en sus protagonistas. Luego, la derivada de la escritura entendida como una disciplina de alta competición: un escritor que se precie es una mujer o un hombre tremendamente disciplinado. Y además, el deporte, si me permites la cursilería, como escuela de vida. No hemos hecho pública la programación completa, pero te avanzo que creo que va a sorprender el nivel de los autores que traeremos a la FLMadrid hablando de literatura y deporte.

Eva OrúeP: Pero, ¿cómo surge la propuesta de articular la FLMadrid de este año alrededor del deporte?

R: La propuesta surge a partir de que 2024 es año olímpico y se celebra también la Eurocopa, es cierto. El punto de partida es ese, pero si no hay literatura detrás no sirve. Por poner solo un ejemplo: De qué hablo cuando hablo de correr, de Haruki Murakami, premio Princesa de Asturias, y de tanto otros que han escrito sobre el deporte. Hay material. Y la cuestión es no ser perezoso y buscar, rascar, y saldrá mucho más que fútbol.

P: ¿Le han cuestionado mucho esta elección temática?

R: Todo el mundo ha preguntado, pero yo creo que porque de entrada todos pensamos lo mismo: «Bahhh, Juegos Olímpicos y Eurocopa». Segundo: «Bahhh»: fútbol». Pero cuando superas esto, lo relevante es la cantidad de literatura de altísima calidad que hemos encontrado alrededor del deporte, y no necesariamente del fútbol.

P: A eso se le llama prejuicios. Algo que el ilustrador al que le habéis encargado el cartel de esta edición, Mikel Casal, claramente no ha tenido…

R: Efectivamente. El cartel de Mikel es, como esperábamos, gozoso y colorido. Rebosa sentido del humor y luce el estilo inconfundible que nos animó a proponerle su realización.

Eva Orúe
Cartel oficial de la 83a edición de la Feria del Libro de Madrid, diseñado por el ilustrador donostiarra Mikel Casal/ Foto: FLMadrid

P: Hablemos de la faceta de activismo cultural que tiene la FLMadrid. El equipo que organiza la Feria trabaja todo el año para hacer llegar el libro y la Feria a distintos colectivos…

R: Correcto. Hay otros certámenes, otras ferias, cuyos responsables desaparecen durante unos meses del año. Nosotros no.  Esto tiene que ver con dos principios: por un lado, la voluntad de que un evento tan importante como la FLMadrid no desaparezca el resto del año. Y, del otro, la idea de que la Feria es una cita obligada para mucha gente de Madrid, pero sigue habiendo muchas personas que no vienen. Y si no vienen, vamos a buscarlas. Esto es El vaivén de la Feria. Nos acercamos a personas en situación de exclusión, a gente mayor que la Feria les parece intimidante… La FLMadrid va durante el año a estos colectivos con la condición de que cuando celebremos la Feria ellos se acerquen al Retiro. Y cuando vienen, les ofrecemos una especie de tratamiento VIP: les enseñamos la Feria, cómo funciona… A mí me parece que está muy bien, tenemos una capacidad modesta para esta agitación cultural, pero lo hacemos. Y funciona, porque hemos llegado a un punto que grupos, asociaciones, etc nos proponen incorporarse a este proyecto.

P: ¿Y a los más pequeños? ¿Cuidáis la cantera?

R: Claro, con un proyecto muy peculiar: Los pequeños gigantes de la lectura.  Lo organizamos con la empresa Palimpsesto formada por Carlos Alonso y Magalí Guerrero, que es la persona que nos propuso el proyecto. Y fíjate las ganas de lectura que hay: empezamos hace dos años con un proyecto piloto, con dos colegios de Madrid; el año pasado, ya entró la Comunidad de Madrid entera y tuvimos proyectos piloto en colegios de Castilla y León, Asturias y Castilla-La Mancha; y este año han entrado enteras Asturias, Madrid y Castilla y León y mantenemos proyecto piloto en Castilla-La Mancha, Logroño, Granada y La Laguna. Se articula en tres etapas: la primera etapa se lleva a cabo en los colegios, la segunda etapa, en las bibliotecas autonómicas o locales, y la tercera, en la FLMadrid: niños de 10 años leyendo en voz alta los libros que les gustan delante de los autores de esos libros. El objetivo es que lean, que compartan la pasión y que conozcan la cadena del libro. Este año estamos moviendo a unos 4.000 niñas y niños, y vamos creciendo. Subrayo esto porque nosotros somos una organización muy pequeña.

P: Esta labor de cuidar al futuro lector adulto es esencial. Ha dicho en alguna ocasión: «Los libros acompañan, abren mundos, pero son también útiles de lucha y rebelión». ¿Estamos en un momento complicado para la cultura, la reflexión, el pensamiento crítico, con unas derechas globales apretando?

R: Estamos en un momento complicado, sí, con las derechas apretando a mucho y con algunas izquierdas poco dadas al compromiso, que no digo que tengamos que renunciar a nuestros principios, pero creo que todos los que trabajamos en algún sitio en el que diriges un equipo, en algún momento tienes que alcanzar un compromiso. Convivimos, y a veces tengo razón yo y otras, tú. Esto es el día a día de todos, la negociación y el acuerdo. Creo que estamos en un momento muy complicado en el que hemos decidido que lo fácil es tirar por la propuesta de ideas simples. Y no hay mayor error. Al tiempo que admito que explicar ideas y maneras complejas de afrontar los problemas, en el mundo de los tuits, los tik toks y los titulares llamativos es extraordinariamente difícil. Ahora que estoy en una posición en la que tienes que tienes que morderte la lengua muchas veces, te das cuenta de la potencia que tiene una frase bien acuñada aunque sea radicalmente falsa.

«creo que el mundo está en un momento muy complicado en el que hemos decidido que lo fácil es tirar por la propuesta de ideas simples. Y no hay mayor error»

P: Los medios de comunicación tenemos una responsabilidad enorme en este sentido pero, ¿y la ciudadanía?

R: Yo vengo del periodismo y decimos algo que me parece fundamental: «Los datos son sagrados, las opiniones son libres». Y no me puedo mover de ahí. A mí no me preocupa que la gente defienda sus principios, que es algo que espero, si no que no esté dispuesta a escuchar los principios de los demás, que a lo mejor en algún momento tienen razón. Me llama la atención que, en un momento muy complejo en muchos sentidos, las herramientas que hemos escogido para comunicar sean las más simples de todas, las que no permiten matices. No compro el mensaje de que el ciudadano de a pie no es responsable de él mismo. Y te das cuenta de que los círculos se están cerrando: todos opinan lo mismo. La gente no invita a la misma cena a personas que no piensen igual, y eso me parece un empobrecimiento brutal.

«la feria debe ser diversa y representativa de la sociedad en la que se encuadra»

P: Hablando de empobrecimiento, parece que tras tres años ya no es noticia que sea usted una mujer dirigiendo la FLMadrid…

R: Lo que me llamó la atención cuando me nombraron hace dos años, no es que destacaran que era la primera mujer en dirigirla si no que insistieran en que iba a incorporar la perspectiva de género. ¡Y todas las que hagan falta! El problema no es incorporar la perspectiva de género porque soy mujer y voy a pelear por eso: el problema es que faltan muchas perspectivas en la FLmAdrid. La que me resulta más fácil es incorporar la que yo he vivido, pero si me limito a eso estaría incurriendo en el mismo error. De lo que se trata es de abrir la feria: debe ser diversa y representativa de la sociedad en la que se encuadra, como las librerías que existen. Lo lógico es que cada nuevo responsable que entre amplifique lo que ya está constituido.

 

*Más Entrevista: Alberto ConejeroNiko del HierroMarta SanzFaneka

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Deja un comentario!
Por favor introduce tu nombre